TERRUÑOS

Hace miles de años estas tierras formaban parte del fondo marino y de hecho más de 500 años atrás ya había viña. Tenemos en nuestras manos, pues, un legado que viene de muy lejos.

Nuestras viñas son, en gran parte, viñas viejas situadas en Costers de l’Anoia y localizadas entre los términos de Sant Sadurní d’Anoia, Gelida y Sant Llorenç. Viñedos de marcado carácter, cualidad que se necesita para obtener nuestros vinos de terruño.

Las raíces, moderadamente profundas, se enganchan en un suelo franco-arcillo-limoso, bien estructurado, poroso y activo a nivel de fauna. Gracias a la agricultura que se aplica, ecológica y biodinámica, hormigas, gusanos y todo tipo de organismos viven y se desarrollan, propiciando el equilibrio natural necesario.

La uva se hace entre laderas suavemente onduladas, atravesadas por torrentes profundos y un clima típicamente mediterráneo: veranos moderadamente calurosos y secos, inviernos templados y lluvias irregulares. A las variedades autóctonas, que son las que ocupan gran parte de nuestros viñedos, como Macabeo, Xarel·lo, Parellada y Tempranillo, se suman otras como la Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Pinot Noir, Merlot o Syrah que nos permiten encontrar el equilibrio en los cupages.

VINOS DE TERRUÑO, UNA VIÑA UN VINO.

ESPIELLS 23/10/2017

19°